El Blog de AEMME

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.

La Morosidad en el ámbito de las Microempresas

Publicado por en en General
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1386
  • 1 Comentario
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

LA MOROSIDAD EN EL ÁMBITO DE LAS MICROEMPRESAS

Por Ignacio Mariscal Arcas


I. Los datos de la morosidad en España y su incidencia en las Microempresas.

¿Cómo han evolucionado los retrasos en los pagos en 2017?

Tomando como fuente el Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial del primer trimestre de 2017 elaborado por la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), observamos que, tal y como se preveía a finales del año pasado y a pesar de los datos positivos que en esas fechas se apreciaban con una disminución ligera del período medio de pago en operaciones comerciales, el mismo se ha incrementado durante la primera fase del presente año, situándose en los 81 días y volviendo, así, a marcar los mismos registros que durante el año 2015, en plena crisis económica. Este exceso en el plazo máximo para el pago previsto por la legislación (recordemos que la Ley de Morosidad prevé un plazo máximo de 30 días, si no se pacta nada, sin que se pueda acordar un aplazamiento superior a los 60 días), ha provocado un aumento de la deuda comercial relacionada, alcanzando el 71,4% respecto a la totalidad del crédito comercial, así como de un 8% en cuanto al coste financiero que supone, alcanzando los 980 millones de euros.

aemme_imagen_articulo_icired1.jpg

Si tuviéramos que hacer referencia al sector donde se da el mayor índice de retraso en los pagos, continúa siendo el textil y el de la construcción, superando en más de 30 días el máximo permitido por la legislación. En el lado contrario se encuentra el relativo a la distribución alimentaria, que presenta un retraso medio de 65,8 días, debiéndose destacar que sectores como el de plásticos, el agroalimentario y el de maquinaria, equipo eléctrico y electrónico, han experimentado leves descensos en sus períodos de retraso, aunque continúan situándose muy por encima del máximo legal.

Por regiones, en el primer trimestre de 2017 la comunidad autónoma que presentaba un menor retraso en los pagos era Cataluña con 73,1 días, aunque habrá que estar atentos a la evolución de este dato en el actual contexto de crisis política, con repercusiones indiscutibles en el ámbito social y económico, tras el desafío independentista.
En el último puesto de retrasos en los pagos, se encuentra la comunidad de Navarra, con una media de nada menos que 90,8 días.

¿Las Microempresas salen mejor o peor paradas en este clima?

Las estadísticas nos muestran que las Microempresas son las que más cumplen con los períodos de pago y las primeras que sufren el incumplimiento de las grandes entidades y administraciones.

De este modo, en el primer trismestre de 2017 las pymes de entre 50 y 249 empleados alcanzaron la media de retraso en el pago de 84,1 días (1,6 días más que en la medición anterior), mientras que las Microempresas redujeron su media en 1 día, hasta los 74,1.
Pero si hemos de hablar de máximos en los retrasos, tenemos que referirnos a la Administración cuyo límite legal, además, se sitúa en un máximo de 30 días. Las Administraciones Locales tienen el récord de morosidad, con una media de 87,6 días para el pago lo que, no obstante, supone una notable mejora respecto al tercer trimestre de 2016 en el que alcanzó los 107 días. Las Comunidades Autónomas sitúan su período medio de pago en 57 días y la Administración Central presenta un retraso menor: 48,7 días.

aemme_imagen_articulo_icired2.jpg
Siendo esto así, partiendo de la base de que las Microempresas suelen ser entidades proveedoras de productos o servicios a empresas más grandes o Administraciones Públicas, concluimos retomando el argumento con el que comenzábamos este epígrafe: estas pequeñas empresas acaban siendo las que más sufren los casos de morosidad, debiendo aceptar las condiciones de pago que las entidades mayores (cuanto más grandes, mayor capacidad para imponer sus criterios) si no quieren dejar escapar contratos.

Una realidad parecida ocurre en la relación de las pymes en general con los bancos: éstos pueden ampararse en su importancia para la financiación de aquéllas para imponerles mayores tipos de concesión u otro tipo de gastos y comisiones más gravosos que los que pueden establecer para grandes compañías.
En todo caso, esta circunstancia ha provocado que los bancos hayan abierto algo más el grifo del crédito a las pymes, mientras que para las grandes entidades sigue disminuyendo la concesión de préstamos… La conclusión, así, es agridulce: aumentan las posibilidades de acceso a crédito de las pymes frente a las mayores dificultades de las grandes empresas para ello, pero sólo gracias a que aquéllas se ven obligadas a aceptar peores condiciones en el préstamo.

¿Qué supone para las Microempresas este ambiente de morosidad?

El mismo Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial del primer trimestre de 2017 del CEPYME nos desvela las consecuencias a las que, por lo general, suele dar lugar la morosidad en las pymes y microempresas: por lo general, suele producirse una disminución de los márgenes de beneficios en las mismas que, teniendo en cuenta que no suelen superar el 10% de su facturación, pone en peligro la propia continuidad de la empresa.

aemme_imagen_articulo_icired3.jpg
Ante este panorama, las pequeñas empresas suelen optar por dos alternativas: despedir empleados o mantener a los trabajadores para disminuir el margen de beneficio.
En el primer caso, los trabajadores que quedan en la empresa se ven obligados a aumentar su productividad para compensar la disminución de la plantilla, lo que no siempre se logra completamente y que, por otro lado, suele producir descontento en el personal, generándose una situación de malestar que difícilmente puede alargarse en el tiempo.
En el segundo supuesto, ya hemos mencionado el estrecho margen de beneficio que suelen presentar las pymes, por lo que la disminución del mismo para asimilar la falta de ingresos como consecuencia de la morosidad que arrastren, en muchos casos deriva en el cierre de la empresa o, en todo caso, en la disminución de inversores que consideran, precisamente, los beneficios de la empresa o expectativa de los mismos como uno de los elementos principales para decidir realizar la inversión.

II. La búsqueda de soluciones a la morosidad y la aparición de ICIRED.

¿Cuáles son los recursos que han empleado las Microempresas habitualmente para luchar contra la morosidad?

Hay una cuestión que no debemos olvidar y de la que debemos partir: cierto margen de morosidad es admitido o aceptado, con mayor o menor resignación, por las pequeñas empresas, con el objetivo, ya mencionado anteriormente, de no perder un cliente o un contrato del que, posiblemente, dependa buena parte de su supervivencia.

No obstante, las cifras de morosidad que hemos expuesto anteriormente nos indican que dicho margen, de alguna manera impuesto sobre todo por grandes empresas y Administraciones a sus proveedores, superan en muchas ocasiones las posibilidades de espera de éstas, incluso haciendo grandes esfuerzos, que se pueden permitir las pymes.

Por este motivo, llega un momento en el que las medianas y pequeñas empresas se ven obligadas a desarrollar auténticas labores de recobro que, dadas las dimensiones de estas entidades, supone una dificultad añadida a la, ya de por sí, complicada tarea de la reclamación de impagos, ya que no tienen posibilidad de crear un departamento específico de recobro ni mucho margen para invertir en la externalización de dicha actividad con la contratación de empresas especializadas en esa tarea.

Por eso, en este tipo de empresas, al final es el empresario el que, por sí mismo o encomendando la labor a algún trabajador, se ve obligado a llevar una agenda de actuaciones de seguimiento a entidades deudoras, que suelen consistir en llamadas periódicas, envío de emails o mensajes y, llegado el caso, un escrito por carta más formal, así como, en último extremo, acudir a un abogado para el envío de dicha reclamación por carta y la interposición, en su caso, de la demanda correspondiente ante los juzgados.

Como es obvio, estas tareas suponen un gasto en tiempo, esfuerzo y, sobre todo llegados a la necesidad de tener que acudir a un profesional del Derecho, en dinero. En correspondencia con el desarrollo de estas, bastante limitadas, alternativas para el recobro, los resultados no suelen ser muy satisfactorios ante las escasas posibilidades de presión del pequeño empresario y la lentitud y coste de la vía judicial.

¿Qué ha aportado ICIRED al panorama de la reclamación de impagos de las pymes y microempresas?

Si nos centramos en aquellos impagos que se deben al simple abuso de empresas sobre sus proveedoras y no los retrasos causados por otras circunstancias como desacuerdos en la prestación del servicio o crisis económica pasajera del deudor, hemos visto que las opciones para la reclamación de los impagos para pymes y microempresas son escasas y poco eficaces.

Por el contrario, las grandes compañías de telecomunicaciones, bancos - entidades financieras, sobre todo, tienen a su disposición otros medios que aumentan significativamente sus opciones de recuperación de impagos.

De esas posibilidades, la que conlleva un mayor índice de éxito en el cobro es, sin duda, la que implica el uso de los llamados ficheros de morosidad. Mediante este sistema, estas entidades publican los datos de sus deudores para que otros asociados a tales ficheros puedan conocer que son morosos, evitando concederles créditos o contratar con ellos. Esto, lógicamente, causa una fuerte presión en el deudor, que se ve obligado a pagar si quiere tener acceso a financiación y a nuevas contrataciones.

El uso de estos ficheros de morosos ha venido siendo restringido en cuanto a la publicación y consulta, teniendo acceso a ellos tan sólo esas grandes compañías y bancos, asociándose mediante el pago de cuotas nada desdeñables.

No obstante, la eficacia de este sistema llevó a un grupo de abogados emprendedores a trasladar su filosofía al mundo de las pequeñas y medianas empresas, autónomos y profesionales. La idea era crear un fichero de morosidad abierto, para que cualquier persona, física o jurídica, pudiera incluir en él sus casos de impago y consultar el listado, sin necesidad de asociarse ni pagar gravosas cuotas.

El resultado fue ICIRED.

LOGO-ICIRED-IMPAGADOS_20171030-170007_1.png
Desde que el fichero de morosos abierto y online ICIRED vio la luz, son muchas las pequeñas empresas que, a un bajo coste y con un mínimo esfuerzo, están publicando sus impagos y causando en sus deudores la necesidad de satisfacer lo que deben si no quieren sufrir los perjuicios de permanecer publicados en un listado de estas características.
El hecho de ser online, permite que se pueda trasladar la información sobre los datos de la deuda desde cualquier ordenador, mediante la web iciredimpagados.com, controlando desde la propia cuenta del usuario el estado de los envíos de requerimiento formal y notificación de inclusión que ICIRED envía, así como pudiendo cancelar directamente la publicación cuando se obtiene el pago. La consulta del fichero, también se realiza por medio de la misma página, de manera totalmente gratuita para quien presente interés legítimo en conocer los datos de morosidad de una persona en concreto.

La morosidad se constituye como un grave problema para cualquier empresa, pero especialmente para las Microempresas, respecto de las que se repiten con más frecuencia los retrasos en los pagos, por su especial posición de vulnerabilidad, y que, tradicionalmente, más dificultades han hallado para encontrar soluciones a esta cuestión. ICIRED ha venido a paliar estas circunstancias, facilitando a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos el mismo instrumento que los bancos usan para recobrar sus impagos: los ficheros de morosos. Empieza a verse la luz en la lucha contra la morosidad.

 

 

Calificar el artículo:

Comentarios

  • Invitado
    Enrique Martes, 31 Octubre 2017

    icired es una revolución como fichero de morosos, viene a ser el Asnef de las pequeñas y medinas empresas y por supuesto para los autónomos. Un gran apoyo para la recuperación de impagados. su plataforma permite reclamar impagos on line por 29 euros. Los deudores pagan antes de salir publicados en este fichero de morosos

Deja tu comentario

Invitado Domingo, 22 Julio 2018

Comentarios recientes

Jornada cierre año AEMME 2014
AEMME Áreas Sectoriales

"Buenos días Certificados de Profesionalidad. Agradecemos tus palabras de apoyo, cualquier cosa que necesites, estamos para ayudar"

JORNADA MUJERES EMPRENDEDORAS Y MICROEMPRESAS
General

"Buenos días Certificados de Profesionalidad. Agradecemos tus palabras de apoyo, cualquier cosa que necesites, estamos para ayudar"

Acto Oficial Ceremonia de Graduación 2016. ESERP BUSINESS SCHOOL
General
Antonio gracias por el comentario. Un reconocimiento para todas las Microempresas Asociadas, por la dedicación, que día tras día hacéis posible el cre...
Inauguración Centro de Negocios CO&CO CENTER
General
Toda inauguración de un centro de negocios es bien recibida, ya que son la mejor y más rentable alternativa para toda empresa o negocio particular. ¡M...
Entrevista Alejandra Ron-Pedrique de URBAN LAB Madrid
AEMME Áreas Sectoriales

"Agradecida por sus comentarios y a su disposición para colaborar y fomentar proyectos conjuntos.

Saludos cordiales,"

Suscripción al Blog

Tu Nombre:
Tu Email: